Alejandro en el barro siempre resuelve. Actualmente está llevando su rap a las cotas más altas desde el sur de la capital. Su golpeo a balón parado es como su rapeo, colocado de una manera perfecta que se cuela por la escuadra de cualquiera que lo escuche e intente pararlo, no hay manera de meterle un gol al equipo de MG.

Candidato al «Balón de oro» de este 2021 tras la salida de su segundo trabajo «Av. Rafaela Ybarra» que ha levantado a la grada para jalear su nombre y está cosechando grandes comentarios, Ill Pekeño es ese 10 revolucionario que todos quieren o van a querer en su equipo. Sus barras están cotizando al alza de una manera abrupta volviéndose inalcanzables para el rapero medio.

Para esta nueva sección del Barras Bravas os presentamos el once ideal de barras futbolísticas de Ill Pekeño, «El último 10«:

«Ill Pekeño nos cuenta que su equipo, su círculo cercano, por así decirlo, tienen unas ideas grabadas, unos principios establecidos y hace un juego de palabras con los hermano Milito, los argentinos Gabi y Diego, un delantero y un defensa que pasaron por equipos como el Zaragoza en el que llegaron a militar los dos juntos. Posteriormente la carrera de Diego vino al alza, llegando a jugar en el Inter y marcando un doblete en la final de la Copa de Europa contra el Bayern en la temporada 2009/2010, mientras que Gabi tras su fichaje por el FC Barcelona y una primera temporada con grandes partidos y sin ningún título se lesionó nuevamente de la rodilla empezando un calvario en el que no recuperaría su nivel»

«Pernanbucano era uno de esos francotiradores que te la podían liar desde cualquier ángulo y cualquier distancia gracias a su majestuoso golpeo a balón parado. De aquí que haga esta comparación, de lejos no había nadie como Pernanbucano, uno de los primeros al que yo vi golpear con ese efecto característico llamado folha seca y cuyo precursor fue Didí, el inventor también de la paradinha.»

«Recuerdo ese partido de Old Trafford, yo era un niño también y flipé viendo el hat-trick de Ronaldo «el Gordo» en Old Trafford que sirvió para clasificarse para la siguiente fase de la Champions, aún tras perder el partido por 4-3. O’Fenómeno conquistó el «teatro de los sueños» con un hat-trick que perdurará en la mente de muchos de los que por aquel entonces éramos niños e incluso no éramos del Madrid. Como dato, Ronaldo nunca ha sido capaz de levantar la «Orejona».»

«Maravilloso, sublime, imposible de descifrar para la defensa del Depor ese toque sutil del 14 del Madrid para Benzemá. Eso son códigos, Riazor se quedó mudo ante la sangre fría de Guti que con todo a placer para marcar gol, decidió mirar por el retrovisor para ceder el balón al francés y que éste solo tuviese que empujarla dentro. Un gustazo para la vista y los amantes del fútbol, que seguramente recordarán otro tacón, esta vez para Zidane y contra el Sevilla, que roza las leyes de lo imposible. Iconic moment en Riazor para toda una generación.»

«Dentro de su último trabajo «Av. Rafaela Ybarra», Ill Pekeño colabora con el valenciano Hoke, en este momento otro de los que más en forma está en cuanto sus letras. Para jugar con el origen de Hoke, Ill Pekeño referencia al Valencia de Mista y Carboni, un Valencia que llegó a hacer el mejor año de su historia levantando un doblete de Liga y Copa de la UEFA y del cual formaban parte esos dos jugadores. Es más Mista marcó el segundo gol en esa final de la UEFA confirmando la victoria y el primer título europeo para el conjunto ché.»

«El Chino Recoba, una zurda de oro para el Inter con un golpeo de balón exquisito. Sin duda la calidad del uruguayo nunca estaba en debate y su lanzamiento de falta tampoco. Colocado, a la escuadra, como bien dice Ill Pekeño, Recoba era capaz de solucionarte el partido con un golpeo a balón parado, ya sea buscando la falta decisiva o saltando al campo tan solo para hacer el gol a balón parado que diese la victoria.»

«Riquelme es «El último 10″, un jugador con una clase inmensa que gracias a su visión de juego y su gran manejo del balón le permitían jugar a un ritmo lento, que se convirtió en característico. No lo verías sprintar, pero su cabeza funcionaba a altas revoluciones por minuto y antes de recibir el balón ya visionaba lo que tenía que hacer con él. Un 10 al que la afición de Boca y del Villareal le guardan un cariño especial. Todos los demás que lleven la 10 nunca estarán a la altura de Román y de igual manera piensa Ill Pekeño.»

«Desde que Guardiola empezase a fomentar la idea de que el portero debía saber jugar con los pies, hemos visto como el pase al portero se ha generalizado. Si que el portero puede ser el último defensa pero hay que tener claro lo que puede pasar si falla, no hay nadie detrás, es el último y por tanto, el peligro es inminente y el gol sobrevuela el fallo. Recientemente en la Eurocopa sufrimos el error en nuestras carnes tras un pase de Pedri a Unai Simón, el cual el portero no pudo controlar y se coló en la portería de la selección. Por eso a esos que se fuman los porros pero no leen, no se documentan y por tanto tienen el cerebro frito no hay que darles cancha ni seguirles el rollo, como Ill Pekeño dice darles bola como a los porteros.»

«Aquí Ill Pekeño hace una referencia al under madrileño de principios de siglo, mencionando a Hermanos Herméticos, grupo formado por Aarón y Supra y gran influencia sobre él. A continuación juega con los negocios de marihuana y cocaína comparando su color con la camiseta del Betis.»

«Pablo Alfaro era uno de esos defensas con la premisa grabada a fuego de o pasa el balón o pasa el jugador, los dos juntos no van a pasar. Recuerdo gran cantidad de palos de este tío que ahí donde lo veis era médico. Sin duda un defensa de la escuela de Ballesteros o su compañero Javi Navarro, un auténtico asesino. Desarrolló gran parte de su carrera en el Sevilla e Ill Pekeño juega con el si está él Soldado no marcará porque al fin y al cabo se enzarzarán en discusiones y provocaciones.»

«Uno de los mejores 10 que tuvo Italia y que pasó de heroe a villano en una jugada. En el mundial de EEUU en la final, Roberto Baggio tuvo tan mal día que falló el penalty que supuso que Brasil acabase campeona y por tanto Italia perdió la final del campeonato del mundo. Tan marcado quedó eso en su momento que es el día de hoy e «Il Divino» sigue arrepintiéndose de aquella actuación.»