Barras bravas” es un concepto que nació en Argentina en los años 50 para denominar a cierto grupo de fanáticos dentro de la afición de un equipo, encargados de animar y alentar, además de amedrentar a los rivales a base de cánticos y la exhibición de banderas durante el encuentro. Los domingos por la tarde siempre han sido de fútbol por mucho que Tebas quiera cambiar los horarios para vender la Liga en China. Odio eterno a ese futbol moderno.

Recuperando esa esencia de los domingos por la tarde en la que ibas al templo de tu equipo y en un momento en el que los aficionados no podemos acceder a los estadios, queremos traeros los domingos de Barras Bravas, una selección del once ideal de las barras más bravas con referencias o alusiones al deporte rey de un rapero en concreto.

Para estrenar esta sección que mejor que hacerlo con Franco Carter, colchonero de corazón, odia el futbol moderno y ama las camisetas clásicas. Franco Carter se desenvuelve por el beat con la misma elegancia que lo hacía el italiano Gianni Rivera por el campo, il bambino di oro fue el primer jugador de la historia de Italia en ganar el balón de oro y la sutileza con la que se manejaba dentro del terreno de juego casa perfectamente con el delivery y el timing de Franco Carter sobre la base. Aquí os dejamos el once titular de Franco Carter:

“Tengo miedo a las alturas, Dennis Bergkamp” – “The Woman” (Vote for Carter)

Esta barra forma parte del track The Woman incluido en el EP “Vote for Carter”. En ella Franco Carter hace alusión al miedo a volar que tenía el jugador holandés Dennis Bergkamp. Este miedo nace de un viaje que realizó con la selección en 1994 para el Mundial de EEUU, en el cual, una vez sentado en el avión, hubo un aviso de bomba. Posteriormente, cuando se descubrió que el aviso era falso, el avión despegó. Durante el trayecto, el aparato entro en una bolsa de aire que provocó su caída libre durante algunos segundos. Este suceso no tuvo que lamentar ningún herido, pero si que desencadenó en Dennis una fobia a volar.

Un año después, the “Non- Flying Dutchman” fichó por el Arsenal. A la hora de realizar el contrato incluyó una clausula que le permitía no desplazarse en este medio de transporte a los lugares donde el club tenía partido, teniendo que buscar otras alternativas como el tren o el coche o incluso quedarse en Londres.

El delantero llegó a afirmar que su miedo a volar le costó más de cien mil libras. En conversaciones previas al contrato del Arsenal, si se hablaba de un millón de libras en honorarios, le descontaban cien mil por ese miedo.

“Generación dorada, Oliseh y Okocha”Muhammad- Bandé” (Diplomacia)

Babayaro, Oliseh, Okocha, Kanu, Amunike, Babandiga… si te cunde el fútbol ya seas más viejo o más joven te sonarán estos nombres. En el año 96 la selección nigeriana conseguiría lo que por aquellos tiempos era un hito para su país, alzarse con la medalla de oro en los juegos olímpicos de Atlanta, y sobre todo la manera de hacerlo, frente a una selección argentina en la que militaban jugadores de la talla de Simeone, Crespo, El “burrito Ortega” o Javier Zanetti y dejando en la estocada a la gran Brasil formada por Dida, Roberto Carlos, Bebeto, Rivaldo y Ronaldo.

Esto provocó en el país una ilusión y una esperanza de alcanzar cotas mayores, fijando su próximo objetivo en el mundial de Francia. Esa buena actuación en los Juegos Olímpicos los colocaba no como el favorito, pero si como una de las selecciones a tener en cuenta.

Nada más allá, tras una fase de grupos en la que solo perdieron un partido, Nigeria fue eliminada por Dinamarca, diluyéndose sus esperanzas. Varios de esos jugadores tuvieron serios problemas y poco a poco fue naciendo “La maldición de la medalla de oro”. Una generación dorada que se quedó en esos Juegos Olímpicos.

“Para sentir lo mío cerca, dos relojes como el Diego” – “Diplomáticos” (Diplomacia)

La figura de “El Diego” siempre nos ha dejado grandes perlas, tanto dentro del terreno de juego como fuera. Esta frase busca la inspiración en ese jugador que salió del potrero y se sentó en el trono del fútbol mundial, coronándose como el mejor de este deporte y creando una auténtica religión.

Cuando el Diego fichó por el Nápoles empezó a utilizar dos pelucos. Más allá de ser otra extravagancia más del 10, esta acción tenía su lógica. Maradona acostumbraba a llevar esos dos relojes, uno con la hora local y otro con la hora de Argentina, como dice Franco Carter en esta línea, para sentir lo suyo cerca.

Acabó teniendo calle, Marcelo Bielsa” – “Domo(Diplomacia)

Si hay una figura peculiar en los banquillos de fútbol esa es la de Marcelo el “Loco” Bielsa. Entrenador de numerosos equipos, así como de la Selección Argentina y Chilena, El Loco actualmente dirige al Leeds United, dónde lleva ya tres años.

Cuando llegó a Leeds, el equipo llevaba 16 años intentando volver a la máxima categoría, cosa que El loco, gracias a su gran conocimiento del juego, logró conseguir, además haciéndolo como campeón, algo que la entidad solo había logrado en cuatro ocasiones. Ante tal hazaña, la ciudad inglesa le puso el nombre de Marcelo Bielsa a una de sus calles, en honor al entrenador rosarino.

“Defendiendo lo nuestro, Costacurta” – “Domo” (Diplomacia)

Siempre se ha hablado que los defensores italianos y las defensas en Italia son las mejores. Si quieres defender tu portería, lo mejor sería tener una línea formada por Maldini, Tassotti, Baresi y Costacurta.

Costacurta fue un jugador italiano que militó toda su carrera en el Milán, retirándose con 41 años y defendiendo el mismo escudo durante 21 temporadas. Es el tercer jugador con más partidos con el equipo italiano, tan solo por detrás de Baresi y Maldini y en todos esos partidos tan solo metió tres goles, lo que habla de a que se dedicaba más que nada Billy, a defender.

Mueve rápido siendo lento: Román Riquelme” – “Movicom” (Diplomacia)

Un pura clase, Juan Román Riquelme, el último 10. Uno de esos jugadores que parecía que jugaban andando, nunca le verías esprintar, pero te movía el equipo con la visión y el toque con los que solo los elegidos están dotados.

Ídolo de la afición de Boca y la selección argentina, Riquelme nos dejó grandes momentos en nuestra liga. Tras un paso poco sonado por el Barcelona, fichó por el Villareal, donde verdaderamente demostró su gran nivel, llegando a unas semifinales de Champions en las que toda España iba con el submarino amarillo. Si lograba la clasificación se enfrentarían al Barca dando lugar a una final española en la máxima competición.

En un Madrigal a reventar, Riquelme se marcó un partidazo enorme contra el Arsenal. En sus botas tuvo la oportunidad de empatar la eliminatoria, lanzando un penalti que detuvo el portero alemán Lehman y de esta manera agotar las opciones que tenía el Villareal de clasificarse.

Franco Carter habla de esa capacidad de mover rápido el balón, jugando al primer toque o basculando el balón de una banda a otra con gran precisión y rapidez, pero con esa lentitud en los movimientos  que le caracterizaba.

“Vicks Vaporub en el pecho como Patrick Vieira” – “Parley

En el principio de la década de los 2000 el preparador físico del Arsenal se le ocurrió aplicar Vick Vaporub en la camiseta de los jugadores para así mejorar su respiración durante el encuentro, de esta manera despejaba sus fosas nasales y sus bronquios con más facilidad.

En aquella época estaba de moda emplear las míticas tiras que se pegaban en la nariz, como hacía Fowler o Ivo Basay, pero en este caso utilizaron al francés como conejillo de indias para la nueva técnica. El resultado fue buenísimo ya que varios jugadores como Eboué, Touré o Gilberto Silva lo utilizaron, incluso en la actualidad se sigue empleando con asiduidad.

Estamos a cubierto, Fifa 98– “Parley

En esta ocasión Carter recuerda uno de los mejores juegos de la saga Fifa y no por su jugabilidad, si no porque éste incluía por primera vez algo nunca visto en un videojuego: una cancha de futbol sala para el modo indoor donde podías jugar con las mejores selecciones.

Esto para la época fue una gran novedad, pero no siguió actualizándose en las siguientes ediciones. Hubo que esperar hasta el Fifa Street de 2012 para encontrase algo parecido a ese modo indoor.

“Actúo with a broken heart, como Ángel Correa” – “Art Gallery Hustlers

Cuando Correa iba a fichar por el Atlético de Madrid se le detectó un quiste en el corazón, justamente cuando se lo encontraron, en Madrid había un congreso de cardiólogos con los mejores especialistas del mundo. El caso fue visto y tan solo dos médicos estadounidenses se atrevían a encarar la operación ante el riesgo que suponía, ya que cualquier toque en las paredes del corazón podría suponer el fin de la carrera del futbolista argentino en la élite.

El Atlético cargó con los gastos de la operación y mandó a Angelito a Manhattan. Allí se encontraba el mejor cardiólogo del mundo. La operación fue un existo y lo único que queda de ese quiste es la marca de la cicatriz del pecho, como si tuviese el corazón roto.

Elegido por la gente, como George Weah” – “La buena palabra

La gente que sabe sabe que Carter es el verdadero presidente. Varios son los que le han elegido y otorgado su voto. En este caso Carter habla de George Weah, hasta el momento el único balón de oro con origen africano, pero no habla de sus hitos futbolísticos, si no de su carrera política posterior a la futbolística.

George Weah fue elegido en enero de 2018 como presidente de la República de Liberia, logrando el 61,5% de los votos del pueblo liberiano frente al 38.5 % de su contrincate.

“Dejé lo mío para predicar, Carlos Roa” – «Habla ahora«

Carlos Roa fue el portero de ese Mallorca de Hector Cúper que le ganó la Supercopa al Barça y que llegó a la final de la Recopa, algo que nunca había logrado el conjunto balear.

Posteriormente el Lechuga se convirtió en uno de los mejores porteros de la Liga, llevándose incluso el Zamora, lo que despertó el interés de clubes como el Manchester United que lo veía como el hombre que ocuparía el puesto de Peter Schmeichel en la portería. Eso no llegó a suceder ya que decidió dar un cambio radical en su vida, dejar el fútbol en su mejor momento y escuchar la llamada de Dios.

«LA BARRA NÚMERO 12: BARRA DE LA AFICIÓN»

«No look pass, Michael Laudrup» – «Coke«

Michael Laudrup fue un jugador danés que militó en el Barcelona y en el R. Madrid. Con una clase espectacular y un manejo del balón con una zancada elegante, Michael Laudrup fue el inventor del pase sin mirar, algo que generaciones como la mía nos empapamos al ver a Ronaldinho.

El pase a lo Laudrup se hizo famoso en un partido contra Osasuna, donde haciendo una cuchara que sobrepasó a la defensa, dejó solo a Romario para que éste hiciese lo que mejor sabe hacer, una vaselina para marcar un golazo. Esto no sería nada raro, si Laudrup estuviese mirando hacía el balón, pero el danés realizó esta acción mirando hacia la grada. Un auténtica locura nunca vista hasta la fecha.

También hay que hacer especial mención al tema “O.G”, sin duda el tema de rap más futbolero que existe, en honor a ese Juninho que volvía loca a las defensas, pareciendo un crío que jugaba con mayores, al que una entrada de un tapín como Michel Salgado truncó una carrera que era muy exitosa.

Solo un auténtico «O.G» del deporte rey va a saber pillar cada una de las barras que suelta Carter sobre este juego, narrando acciones míticas, haciendo comparaciones increíbles y soltando un namedropping de jugadores clásicos, no patochadas de medias sobre la rodilla, pelos, peinados y botas de colores etc. Esto es para el que usa Copa Mundial o Kaiser 5 y le quita el logotipo de Adidas para jugar con las botas enteras negras.

Carter tiene un odio eterno al futbol moderno y en este video se respira esa sensación. El tema que te escribe el 10 que nunca entrena pero que el domingo te resuelve el partido.