El grupo Boyanka Kostova lleva el género de moda a una vertiente costumbrista con la que reivindica las «cuncas» y las «pitas»

«O mellor que podo facer para que me queiras é contarche todas as hectáreas que teño de lareiras»

Lo mejor que puedo hacer para atraparte es decirte todas las hectáreas que tengo en las chimeneas

Eso creen al menos los componentes del grupo de trap compostelano Boyanka Kostova. Y lo recalcan varias veces: tienen leiras, no mansiones en Pozuelo. Tampoco mandan flores de esas que recibía Cecilia cada 9 de noviembre, ellos agasajan con «pìtas» para cocinar «no forno de leña» e invitan a unas «cuncas» que nada tienen que envidiar al mejor whisky con ginger ale. Seseo y tractores mediante, la canción de amor Leiras (sin duda lo es) deja a un lado el sexo, el poder y el dinero para adentrarse en un ambiente costumbrista que, pese a la sátira, no le sienta nada mal.

El género millennial por excelencia tiene en Boyanka Kostova su representación en las tierras de Breogán con Cibrán García y Chicho, que para rodar el videoclip (rodado por el artista visual vigués 999K) no dudaron en ponerse el mono de faena y trasladarse hasta Os Parentes, una cooperativa ganadera de la localidad lucense de Carballedo. No por ello, sin embargo, la localización admite, sin que pierda nada de sentido, frases como «nena, é que me quentas como lareira», como si estas palabras hubiesen sido pronunciadas en el mismísimo Downtown Miami.
Leiras es un tema sui géneris, sí. Pero la ya bautizada como la balada del trap gallego tiene el mérito de reivindicar la Galicia profunda sin dejar de ser un tema cuidado a la par que pegadizo que quien lo escucha no dejará de poner en repeat hasta saberse la letra de pe a pa. Ya lo vaticinaron hace unos meses en este mismo diario:

«A música de calidade non só se fai nas capitais».

Fuente: www.lavozdegalicia.es