¿Tenías ganas de drill? pues aquí está Ghetto pa soltarte en una sesión de freestyle dos clases de como hacer este tipo de subgénero. En nuestro país si hay algo que no se discute dentro el drill es el puchline cargado con el que llega tampoco se discute que Ghetto Boy es uno de los que mejor lo hace, dentro de tanto contenido pocho, él sabe moverse narrándote desde historias de calle hasta estafas por la red.

En esta ocasión tan solo un micro basta para que Ghetto nos demuestre todo su potencial, en una sesión que cuenta con la producción de DrillMafia. Las producciones musicales son de Slow y Blaax Beats, con la mezcla y máster desarrollada en Cheddar Studio. El apartado visual queda en manos de Stepz. Colabora Trikko Brand.