Una toma, un canal y un montón de barras para convertir el Triángulo Estudio en una prisión.

Esta vez el orador que nos cuenta en la historia es ni más ni menos que Mir Nicolás, uno de esos raperos con un delivery único que hace que cada tema te llame la atención ya solo por ese rollo.

Como es habitual en estas sesiones, Núcleo se ocupa del audio y Yesi Romero de realizar el apartado visual.