Tras un tiempo de retiro espiritual, Queke vuelve a spittear bars y lo hace sobre un banger producido con un loop de piano hipnotizante y una batería que marca el tempo perfecto para cada clavada.

El track lleva por nombre “Il Capitano” y hace referencia a Francesco Totti, uno de esos “one club men”, jugador fiel a un equipo y un escudo. En él Queke fluye muy cómodo con el delivery y el timing perfecto repartiéndote lingotes de oro en formato wav.

Tranquilito, en Milán Diego Milito, te quedaste sequito al verme llegar con mi séquito